El Milagro de la Navidad : Un Mensaje de Navidad 2011

Regocijémonos durante estos días de Navidad porque es a través del nacimiento de Cristo que podemos compartir la vida divina de quien se humilló para compartir nuestra humanidad.

 La Iglesia nos ha estado recordando estas últimas cuatro semanas que nos preparemos a recibir el regalo que Dios nos ha dado en Belén. Dios nuestro Creador, Salvador y Santificador no ha amado tanto que nos ha dado a su único hijo para que el que crea en él no se pierda sino que tenga vida eterna.

n el momento que la Virgen María recibió el mensaje del Arcángel Gabriel y se rindió a cumplir la voluntad de Dios para su vida es que el milagro de la Navidad comienza.

Es el milagro del amor de Dios por nosotros que toca lo más intimo de nuestro ser. Es entonces cuando somos llamados a conocer a Dios en Jesucristo y a creer en él como alguien que podemos conocer íntimamente y en cuya promesa podemos confiar al igual que nuestra entrega y compromiso personal.

El milagro de la Navidad radica en que nosotros creemos que el Salvador del mundo nació en Belén, nacido de la Virgen María y ese hijo de María, Jesús es sin lugar a dudas Emanuel, “Dios con nosotros.”

El signo visible y externo de este milagro del amor de Dios es el milagro de nuestra transformación cuando comenzamos a confiar en el saber que Dios nos cuida y no solo a nosotros sino que además cuida de nuestros amigos, extraños y hasta de nuestros enemigos.

Dios también cuida de nuestros seres queridos que vemos hoy y aquellos que hemos dejado de ver que hoy conocen la fortaleza de su presencia y se regocijan en su gloria eterna.

La Navidad es verdaderamente la temporada más maravillosa del año como dice esa canción popular navideña en inglés. Pero esta temporada es maravillosa no solo por los regalos, las alegres decoraciones navideñas y por las fiestas ó por la anticipación de los regalos que vamos a recibir. Esta temporada de navidad nos recuerda que debemos de buscar nuestro regalo que el Niño Dios nos hace, el regalo de saber lo que puede ser la humanidad si esta busca a Dios para transformar nuestras vidas y las relaciones de los unos con los otros.

La navidad puede ser una luz en el medio de la oscuridad de nuestro ser que nos guía a buscar esa bondad que casi siempre permanece escondida en la sombra de nuestra cotidiana vida. El poder conocer que Dios ha entrado en nuestro mundo como un indefenso infante, nacido en alrededores de pobreza y nos recuerda que cada vida es preciosa en los ojos de Dios y que estamos unidos los unos con los otros en nuestra humanidad como hermanos y hermanas.

Regocijémonos durante estos días de la temporada navideña que no se acaba ahora sino que comienza a la medianoche del 24 de diciembre y que dura por doce días. Nuestra gran alegría proviene de saber de que Dios está con nosotros y que también pertenecemos a él para siempre.

Les deseo a todos una Feliz Navidad.

Monseñor Leo Frade, Obispo del Sureste de La Florida

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s